End-of-course. Notes.

Estamos en la recta final de exámenes, junio. Han pasado los exámenes de evaluación, en algunos centros ya los globales y aún quedan los finales (lo que era septiembre) y la EBAU (conocida anteriormente como Selectividad). ¿Quieres saber cómo puedes ayudar a tu hij@ a final de curso? Voy a explicarte la situación y darte unos pequeños consejos.

Esta es la situación

En estas fechas, nuestros adolescentes viven tensión. Algunos están terminando Bachillerato y les toca decidir qué hacer con su futuro laboral, ¿cuál será el siguiente paso? Si la universidad, módulo u alguna otra salida. Otros están cerrando la etapa de Secundaria e igual planteándose si continúan con sus estudios o no y de qué forma (Bachillerato, Grado medio…). Y muchos están simplemente viendo si salvan el curso o qué asignaturas u opción elegir.

Además de toda esta incertidumbre sobre lo que viene después del final de curso, están estudiando y preparando exámenes importantes mientras viven sus cambios, sus experiencias personales con amigos o amigas, parejas, familia, etc. y planifican cómo va a ser su verano. Así que esta época es intensa para ellos. Tienen mucho en qué pensar y, debido a su nivel de desarrollo, con menos recursos de planificación y regulación que los adultos.

Algunos adolescentes en esta época están tensos, tienen ansiedad, se muestran irascibles, quieren que esto pase rápido y a la vez les asusta pensar en qué es lo que va a pasar. Me diréis que a otros no les importa nada o que pasan de sus estudios, pero realmente (incluso para aquellos en los que su rendimiento escolar es bajo) también es una fuente de estrés. Saben que están expuestos, que es momento de evaluación, y eso supone un juicio sobre ellos. Los adultos e iguales de alrededor hablan de las notas, de cuántas te han quedado, de qué vas hacer en la vida, de las calificaciones de tus hermanos o hermanas y de los del vecino o los primos, entonces aparecen también sentimientos y emociones negativas sobre sí mismo u los demás. Solo se han puesto una coraza para parecer que les resbala.

¿Qué puedes hacer por tus hij@s adolescentes en esta recta final?

Primero, paciencia con su estado emocional. Están estresados, irascibles, ansiosos y eso hace que a veces contesten de forma inadecuada. No se trata de permitírselo (como algo que está muy bien), si no de entender que les pasa. Están aprendiendo a gestionar sus emociones y a los adultos con estrés también nos cuesta.

Segundo, en tus conversaciones no des tanta importancia al rendimiento académico. Tu hij@ no es sus notas. Igual que tú no eres tus resultados laborales.

Tercero, habla de oportunidades y soluciones. Siempre hay otras opciones y se pueden sacar aprendizajes de las situaciones que creemos que son un fracaso. Si suspende, si repite, si no entra en la universidad que quería…si mostramos que no es el fin de mundo y que se puede encontrar una alternativa válida, la angustia será menor.

Cuarto, valora a tu hij@ adolescente por sus principios, comportamientos y todo su ser completo. Su rendimiento escolar solo es una parte de lo que hace y no es garantía de que tenga éxito en la vida. Una autoestima sana es un predictor mucho más válido.

Una reflexión

Quiero darte este punto de vista porque llevo años viviendo “los junios” con ellos y con las madres y padres. Veo el sufrimiento que genera en toda la familia. Mi mensaje constante es: esto no es lo más importante (porque a veces lo parece), es una parte más de su vida. Sin embargo, su valía personal, su desarrollo psicológico y vuestra relación merece mucho más la pena que unas calificaciones escolares.

¿Cómo vives tú el tema de los estudios con tus hij@s?

English (UK)